El carné feminista o ser feminista «a mi manera»

No es que las feministas “radicales” queramos repartir carnés. No es que no queramos escucharos. De verdad que no es eso. Lo que pasa es que estáis diciendo salvajadas en nombre del feminismo, y eso no puede ser.

Desde hace algún tiempo vengo escuchando lo del “carné feminista”. Y da la casualidad que siempre que lo escucho o lo leo viene de mujeres (en su mayoría) que se autodenominan feministas pero que están a favor de la prostitución, por ejemplo, o del porno o de los vientres de alquiler. Me gustaría decir que, paradójicamente, estas mujeres (en su mayoría, insisto) no son putas, ni actrices porno, ni madres de alquiler; ni piensan serlo jamás en su vida. Pero eso daría para otro post hablando de su falsedad. El caso es que ellas basan siempre sus argumentos en la libertad de las mujeres para elegir. ¡Libertad para ser putas! ¿Quién os creéis que sois para decirle a las mujeres lo que tienen que hacer? ¡Sois peor que el patriarcado! ¡Hay muchos tipos de feminismo! ¡En el feminismo tenemos que tener voz todas! Eh… A ver cómo te lo explico… No, no es así. Que una mujer se autodenomine feminista no quiere decir que todo lo que haga esa mujer vaya a ser feminista, y ni siquiera significa que ella realmente lo sea. Yo conozco a un sinfín de mujeres que son machistas, como supongo que os ocurrirá a todas y todos. Así que la excusa esa de que “por ser mujer yo lo que haga es feminista”, perdonadme, pero es vieja y mala. Y para que se entienda – y de paso para hacer un poco de autocrítica- voy a hablar de mí misma. Yo siempre me he considerado feminista, siempre he tenido una pequeña guerrera que veía las injusticias cometidas contra la mujer y soñaba con poder cambiar este mundo machista. Pero crecí en un perfecto patriarcado y me dediqué a una profesión muy contaminada, por desgracia, por el machismo. Así que yo, feminista, hice anuncios machistas. Los hice y cobré por ello. Y eso no significa que hacer anuncios machistas sea feminista. Que me cubrieran mis gastos no quiere decir que me empoderaran, más bien al contrario. Porque a una mujer le empodera exactamente lo mismo que a un hombre, y de verdad que no veo a hombres que quieran ser putos y que digan que chupar coños (a mujeres que no tocarían ni con un palo si no es por dinero) les empodera. Ahora mismo no haría esos anuncios porque mi conciencia feminista no me lo permite. Y oye, podría hacerlos y mirar hacia otro lado. Podría hacerlos y seguir quejándome de que si el patriarcado viola, que si el patriarcado mata… Pero no soy tan cínica como vosotras, que veis machismo en todas partes menos donde no os interesa mirar. Así que no seré yo quien diga que hacer anuncios machistas empodera mogollón, porque no es verdad. Al igual que no es verdad que hacer porno o ser puta empodere a la mujer.

Y sí, me he hartado. Me he hartado de ver cómo compañeras supuestamente feministas arremeten contra otras feministas y las tachan de cabeza cuadrada, de ignorantes, ¡y hasta de mojigatas! “Dame el carné de feminista”, dicen con desprecio, y con toda la crítica que conlleva. Pues mira, yo no doy carnés de feminista porque no los hay, igual que no hay carnés de anticapitalista o de ecologista, por ejemplo. Sin embargo, si un anticapitalista tiene una empresa y explota a sus trabajadores digo yo que tenemos derecho a decir que ese señor o señora no es anticapitalista, por mucho que lo diga él. O si yo digo que soy ecologista pero no reciclo, alguien tendrá que decirme que, por mucho que yo me empeñe, de ecologista tengo poco. Y no me imagino a personas inteligentes diciendo “¡qué injusticia, si él dice que es ecologista es que lo es, a su manera! “, “qué pasa, que vais a dar carnés de ecologistas o qué?”. Suena ridículo, ¿verdad? Pues así sonáis.

Así que yo os invito a que no nos pidáis carnés, sino a que digáis “yo soy feminista, a mi manera”, por ejemplo. Y en esa manera cabe todo. En “esa manera” cabe hasta ser putero. Porque, digo yo que si la prostitución empodera tantísimo…. Entonces los puteros deben ser los mecenas del empoderamiento femenino, ¿no? ¿No se merecen ellos el carné feminista? No sé, llamadme loca, pero si nuestro empoderamiento depende de cuánto está dispuesto a pagar un tío por metérnosla, vamos listas. Desde luego feminista, lo que es feminista, no parece.

El feminismo va de libertades individuales, claro que sí, pero nunca por encima de la liberación colectiva. Así que si a ti te parece que eres muy libre siendo puta me parece fantástico, pero deja de decir que las feministas tenemos que verlo como algo bueno para la mujer en general. Deja de decir que es un trabajo sólo porque tú quieres pagar así tus facturas. Porque al resto no nos gustaría tener que acabar pagándolas así, ni que nadie nos sugiriera, con toda su buena intención y siguiendo vuestro planteamiento, que podemos poner el culo para pagarlas ya que es un trabajo como otro cualquiera. Tú haz con tu sexualidad lo que quieras, pero no pongas en riesgo la mía ni la del resto de nuestro sexo. Tus derechos y libertades individuales no están por encima de los de las demás. Así que sigue haciendo feminismo “a tu manera”, que nosotras vamos a ir llamando a la imprenta para ver cuándo nos traen los carnés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *