El feminismo es un salvavidas

No seré yo quien te engañe, ser feminista es “duro”. Por una sencilla razón:la realidad se te echa encima como un tsunami. Y si a ser feminista le añadimos el hecho de ser “radical”( radical de raíz, no de cortar penes con katanas🙊) la cosa se pone aún más difícil porque tienes que nadar a contracorriente casi todo el tiempo. El feminismo radical no gusta a la sociedad porque es jodidamente incómodo. Incómodo porque no se conforma con tímidas reformas, con mejoras superficiales a esa casa en ruinas que es el patriarcado… sino que va a los cimientos ( podridos y decrépitos) y les pone dinamita. 
A nivel personal no deja títere con cabeza, y la primera a la que le jode la existencia es a una misma (o a uno mismo ). De repente te das cuenta de tu propia alienación ( del machismo instalado en tu cabeza) y el de tu entono. Tras la sorpresa inicial llega el enfado y la rabia (¿cómo me han colado este cuento?, ¿cómo no lo había pensado antes?, ¿cómo no he sido consciente de… ?) Pero la rabia pronto se transforma y enseguida asoman la pata unos nuevos compañeros: el entusiasmo, la curiosidad, el ansiade conocimiento y divulgación. Y… ¡oh diosa! ahí es cuando el feminismo pasa de incomodarnos a apasionarnos, de asustarnos a liberarnos, de “jodernos”la vida a salvarnos como no lo hizo ningún príncipe de los que nos prometieron. 
Solemos decir que el feminismo es duro porque te exige a ti misma, pero la diferencia es que también te hace exigente y te ayuda a desenmascarar a chupópteros y maltratadores, cargándose de un plumazo relaciones tóxicas. Así, te exige pero nunca te ahoga porque también te enseña compasión por los demás y por ti misma; te empodera a nivel individual pero te muestra la importancia de lo colectivo, por lo que te exige ante todo solidaridad y empatía. Te hace más fuerte, pero no endurece tu corazón. El feminismo es un salvavidas, una antorcha incandescente en medio de la oscuridad. Solo puedo decir dos cosas más: que ojalá hubiese aparecido en mi vida antes y que espero que llegue a la tuya, seas quien seas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *