El final de GOT (Atención: Spoiler)

Y la rueda se rompió… un poco.
No esperábamos demasiado, pero nos hemos quedado “locas”con ese extraño “humor”con regusto a amigotes que se ríen de un chiste que solo ellos entienden. 
Sí, Dany muere sin sentarse en el trono. 
Y sí, muere a manos de Jon en una escena remake de “La mate porque era mía”, popular en los cines de todo el mundo. Ella, la asesina (asi la llama Arya) se funde en sus brazos, le besa con pasión y desespero y él, se la clava por última vez (¿oís las risotadas?). 
Y bueno, el dragón funde el trono de hierro, alguien propone una democracia… ¡pero! ¿Adivináis? Se escucha una gran risotada entre los señores y todo sigue como siempre. Eligen…a ¡Bran! como rey porque no puede tener hijos y así ya no habrá más herederos locos. El chico, que hace dos capítulos dijo “ya no soy Bran”, hoy contesta campechano a Tyrion (el hombre más inteligente de Poniente es el que lo propone) que para qué se creen que ha venido si no es para eso… Oye, por si os habíais olvidado (por eso de que no ha pintado nada), Bran es el cuervo de tres ojos y atesora todas las historias de la humanidad. ¡El dueño de la historia! Porque lo que más une a los pueblos es la historia. Bien lo han sabido los vencedores de todas las guerras, bien lo sabe el Cuarto Poder, la prensa de nuestros días. Y atención, mujeres, porque aquí está la clave. En esa escena en la que se está decidiendo quién será rey, nunca entra en la ecuación Arya ni Sansa. Conformémonos, Mujeres, con que Sansa sea la reina del norte y a Arya la dejen en paz living la vida loca de aventuras. Para ser unas chicas, está bastante bien. Porque la clave es lo de la historia común. Para eso nos enseñan quién escribe la historia (sí, hombres), y cómo deciden quién y qué se queda fuera.Qué importante para el pueblo que el patriarcado siga su curso sin muchas interferencias. Tanto es así, que en la primera sesión de gobierno, los consejeros ya están debatiendo sobre la importancia de reconstruir los burdeles de la ciudad. Sí, mujeres, risotada final en nuestras caras. 
¡La serie que iba a ser diferente!
La rueda sigue girando… hasta que la rompamos de verdad.¡Dracarys!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *