Jornadas Rosario Acuña

La semana pasada tuvimos el placer de acudir como oyentes a las Jornadas Rosario de Acuña en las que pudimos escuchar a varias de nuestras grandes maestras teorizar y cuestionar el concepto de identidad y si la teoría Queer (cuya popularidad ha aumentado notablemente en los últimos años, colándose incluso en leyes) puede considerarse una teoría feminista. Personalidades como Amelia Valcárcel, Alicia Miyares, Rosa María Rodriguez Magda o María José Guerra Palmero hicieron un análisis filosófico sobre la “trampa” de la identidad y cómo la agenda Queer o “generista” choca con la agenda feminista. La concepción despolitizada y desradicalizada ( radical: de raíz) del género que plantea la teoría Queer no es compatible con la visión del feminismo, que siempre ha visto el género no como una elección, un deseo o una identidad que puede elegirse sino como una construcción social jerárquica mediante la cual se nos oprime a las mujeres desde hace miles de años. Por lo tanto, el género no puede elegirse, sino que se nos impone al nacer mujeres, al tener una vulva.
Es decir, las feministas tenemos claro que el género se nos impone en base a nuestro sexo, por lo que si negamos la categoría “sexo” ( o decimos que también es una construcción) estamos eliminando el factor analítico y cargándonos nuestra propia lucha por liberarnos de la opresión. Y es que, para las feministas, el género NO ES una identidad a elegir sino un sistema a abolir.
Asimismo, Ángeles Álvarez dio un repaso muy necesario sobre las consecuencias que tiene a nivel jurídico la eliminación de la categoría sexo y cómo esta afecta a la lucha feminista. La aceptación de la terminología Queer en el ámbito legal está, una vez más, invisibilizándonos y negando que nuestra opresión parte de nuestro sexo y de nuestra capacidad reproductiva. Por tanto, hablar de “personas gestantes”, por ejemplo, en lugar de mujeres, significa una vuelta atrás en cuanto a nuestros derechos. La mujer no es la femineidad, porque no se es mujer por “sentirse” mujer. Nacer mujer tiene unas consecuencias muy graves a nivel social y de ahí surge la lucha feminista.
Como dice Raquel Rosario Sánchez, decir “elles oprimen a elles” en vez de “hombres oprimen a mujeres” invisibiliza el significado no solo de lo que se ha dicho sino también de lo que debe ser transformado”. La compañera @annaprats nos habló sobre el borrado de las mujeres, la apropiación lésbica y señaló el acoso que las feministas radicales ( y en especial las lesbianas, de las que se ha llegado a decir que “no son mujeres”) estamos sufriendo en todo el mundo por parte de los “generistas” o de un supuesto “transfeminismo” que lo único que hace es tacharnos de transfobia ( cuando se hizo hincapié en que las feministas no tenemos NADA en contra de las personas transexuales y siempre las hemos apoyado y apoyaremos) de ser unas TERF ( el insulto misógino de moda) con el fin de callarnos una vez más.
Y, como era de esperar, la campaña de acoso y difamación ya ha empezado y algunos hablan de denunciar a la escuela de Rosario de Acuña y a las ponentes por incitación al odio.
Por eso, queridas guerreras, necesitamos decir alto y claro que NO NOS VAN A CALLAR, que el feminismo tiene derecho a debatir y a defenderse y que no vamos a anteponer ninguna lucha a la nuestra ni vamos a dejar que se nos imponga una teoría cuya agenda es incompatible con la nuestra. Todo nuestro apoyo a las ponentes y organizadoras, esta batalla la vamos a ganar. #radfem #feminismoradical 👉🏽 Podéis escuchar todas las ponencias de las jornadas en YouTube poniendo “Rosario de Acuña XVI Edición”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *