Sororidad

Quiero que, de una vez por todas, dejemos de complacer y poner por encima a los hombres y comencemos a cuidarnos entre nosotras, a amarnos, a practicar la sororidad siempre, en todo momento, sin titubear. Quiero que dejemos a un lado el individualismo, que alcemos nuestra vista hacia lo colectivo y luchemos para crear un mundo mejor para todas nosotras, para nuestras hijas y nietas. Porque solo tumbaremos el patriarcado cuando hayamos interiorizado la sororidad y la pongamos en práctica, cuando nos hayamos deshecho de nuestra propia alienación. Cuando dejemos de ver a la otra como una rival en lugar de verla como una hermana, una compañera. El patriarcado nos ha mantenido separadas durante milenios, es hora de llevarle la contraria. Porque, como dice Marcela Lagarde, la mayor transgresión política de las mujeres es su alianza, su coalición, la sororidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *